Imprimir
PDF

C) Técnicas de laboratorio

- LUPA BINOCULAR: (de 5 a 100 aumentos): Su empleo es muy sencillo pues basta un pequeño fragmento de muestra. Permite realizar fotografías. Para la observación de la forma, tamaño y posición  los granos minerales y el material cementante. Presencia de fósiles, porosidad, conectividad del poro, etc...

- MICROSCOPÍA ÓPTICA DE POLARIZACIÓN: (de 10 a 500 aumentos). Para su empleo es necesario preparar láminas de piedra de 0,03 mm que permitan el paso de la luz, pegándolas con resina epoxi a un portaobjetos de vidrio. Puede utilizarse con nícoles paralelos o cruzados cambiando la luminosidad. Permite identificar los minerales con total seguridad, tanto los principales como los secundarios y accesorios, su estructuración, forma y dimensiones, los tipos de porosidad, etc... así como establecer la génesis de las rocas para clasificarlas, determinar su procedencia y procesos postgenésicos. Podemos así identificar los materiales de un edificio y compararlos con los de cantera.

- MICROSCOPÍA ÓPTICA DE FLUORESCENCIA: Si se utiliza la radiación de fluorescencia es necesario aplicar a la muestra anterior una resina fluorescente que rellena los espacios vacíos. El sistema poroso se identifica mucho mejor con este método de observación.

- MICROSCOPÍA ELECTRÓNICA DE BARRIDO (MEB): (hasta 20000 aumentos). Las muestras son pequeños fragmentos que se pegan a un portaobjetos y se metalizan ya que se observan al incidir un haz de electrones sobre ellas. Se observan tridimensionalmente con modificación rápida de los aumentos con posibilidad de hacer  microanálisis por EDX para identificar minerales. Incorpora cámara fotográfica, monitor e impresora.
Permite identificar con claridad las propiedades morfológicas de los minerales constituyentes, incluso de los submicroscópicos tipo arcillas. El microanálisis químico sirve para dar una idea precisa de los materiales originales y de los que aparecen en los procesos de alteración por costras, sales, etc...

- MICROSCOPÍA ELECTRÓNICA DE TRANSMISIÓN (TEM): Es el de mayor campo de ampliación (de 50 a 80000 aumentos), permitiendo la realización de microfotos y microanálisis. La preparación de muestras es compleja, siendo necesario desagregar en mortero de ágata una pequeña cantidad de material con agua destilada, agitar y retirar la parte que sobrenada introduciéndola en un tubo con agua destilada que se agita bien, pipeteando unas gotas de la fracción arcillosa y pasándolas a otro tubo hasta alcanzar una opalescencia determinada. Una gota de la suspensión se coloca en una rejilla de bronce con película de carbono y se lleva a estufa a 60 º C hasta la evaporación del agua. Se basa en la difractometría de los rayos X. Nos sirve para identificar los materiales de la fracción arcillosa (entre dos micras y geles) y determinar las fases cristalinas de los de alteración.

- ANÁLISIS POR DIFRACCIÓN DE RAYOS X: Se necesita una pequeña muestra de material pulverizado. Cada sustancia cristalina expuesta a la incidencia de los rayos X produce un espectro de difracción característico. Aunque no permite fotografías si se pueden identificar completamente las fases minerales, incluso las arcillas, de una forma mucho más rápida que con el TEM. Además del análisis cualitativo se puede obtener uno semicuantitativo.

- POROSIMETRÍA POR INYECCIÓN DE MERCURIO: Al ser un líquido que no moja a los minerales, permite, por inyección a distintas presiones, medir  el rango de los poros y el porcentaje de cada tamaño, en función del radio de acceso al poro, reconociendo todas las características de los espacios vacíos que encontramos en los materiales. Se debe extraer previamente el aire de la muestra inyectando luego el mercurio y registrando la cantidad absorbida a cada nivel de presión que depende del Ø del poro (entre 0,002 y 1000 μm).

- CROMATOGRAFÍA: Se basa en la separación de los componentes en diversas fases miscibles. El límite de detección está en 0,01 p.p.m. No sirve para muestras excesivamente ácidas o alcalinas.

- ENSAYOS FÍSICOS Y MECÁNICOS: Los conocidos como la dureza, las densidades aparente o real, el peso, la absorción al agua, succión, dilatación térmica, heladicidad, resistencia a la compresión, flexión o abrasión.

- ENSAYOS QUÍMICOS: Composición y Sales solubles en superficie.

- ENSAYOS BIOLÓGICOS Y MICROBIOLÓGICOS: Mediante el uso del  estereomicroscopio se pueden individualizar las especies. También con el MEB. Con cultivos detectamos microorganismos, algunos de los cuales son causantes de la alteración de materiales.

Contacto

Miguel Louis Cereceda
miguel.louis@ua.es
965 903 701 - 965 903 677